Finalmente la ví. Dos horas y cuarenta minutos. Demasiado larga. Demasiado lenta. Una producción impresionante, hay que reconocerlo, pero con pausas innecesarias, planos inacabables que alargan de forma somnolienta una secuela que podía haber sido mucho más interesante. Sin ánimo de hacer spoilers, mi comentario tiene que ser, a la fuerza, generalista. Y tras 35 años a la espera (?) de una segunda parte, nos dan un argumento que bien podía haberse resuelto en un par de horas sin problema alguno. El casting ha sido desde que se dieron los nombres de actores y actrices, una incógnita. Protagonizada por el actor con menos expresividad queRead More →