Aug 212009
 

La banda sonora de Vangelis es sencillamente genial. Pasan los años y sigue ahí, con su atmósfera única. A pesar de los intentos de nuevas versiones y antologías, el original perdura y mejora, si cabe, con el paso del tiempo. Y ¿por qué todo esto? Hoy toca hablar de sonidos, de oir, de escuchar, de tener esa sensación de estar viviendo dentro de la película, allá donde nos encontremos.

Paso horas en el coche, así que lo suyo sería escuchar a Vangelis en él. Lo hago, claro que sí, pero todavía hay algo mejor. Escuchar la película. Literalmente. Hace tiempo que aprendí a convertir el sonido de cualquier película a formato MP3 (sí, MP3 es un formato, no es un aparato ni nada más que eso, un formato…). Gracias a ello puedo disfrutar de todo el sonido completo con sus diálogos mientras voy de aquí para allá. Muchos os preguntaréis qué gracia tiene escuchar una película sin verla. Pues… ¡mucha! Cuando no hay diálogos, hay música, y cuando no hay música, hay sonidos de fondo, ambiente, voces a lo lejos que dicen pero no se les oye apenas… muchos detalles que sólo pueden ser captados así, escuchando la película, sin la distorsión de la imagen. Sólo sonido. Hay que oir, escuchar, interpretar y enconrar esos detalles. Algunos realmente aportan información que de otro modo se pierde. ¿Qué detalles? Ya los iré revelando. Algunos son nímios, como pequeñas diferencias de doblaje entre idiomas. Otros, manifiestan diferencias de criterio en la dicción de los propios actores (y no hablo del doblaje, si no de los actores originales). A veces captas conversaciones de fondo que apenas tienen nada que ver con lo que ocurre, ni siquiera con la época o el escenario. Y así… hay que dejar que la música no ofusque esos detalles. Hay que saber sintonizar la pista que nos interesa, y escuchar…

Dadle una oportunidad a la película sonora. La obra de Vangelis es sin duda una obra maestra, pero escucha la película, y te darás cuenta de lo que Ridley Scott llegó a poner en ella.

Otro día hablamos de los bootlegs. Entre ellos hay alguno que vale la pena tener en cuenta cuando quieres oir todo lo que escuchas…