Sin límites

Sin límites

Hoy me he sorprendido con algo espectacular. Hace tiempo que, como muchos otros coleccionistas, estoy tras la pista del reloj de pulsera de Deckard, un simple (pero simple) reloj LCD de la marca Microma. Algo que se podía encontrar fácilmente en cualquier mercadillo hace apenas algunos años. Tras la eclosión del culto a Blade Runner, y concretamente por los props de la película, hay piezas como ésta que han subido su caché espectacularmente.

En el caso de los relojes vintage, o de colección, ya es normal. Suelen pagarse cantidades respetables por cacharros (porque no pueden llamarse de otra forma) que ni siquiera funcionan, pero… forman parte de una gama, de un estilo, de una tecnología. Y el coleccionista aprecia esas características, no si funciona o deja de funcionar, si está rayado, etc. Es el caso de los relojes Casio, muy denostados en su época (baratillo, diríamos) y en cambio ahora hay auténtica devoción por conseguirlos todos. Nada fácil, hay cientos de modelos. Casio fué muy prolífica lanzando relojes de toda clase.

En este apartado están los Microma, sencillos y sin mucha pretensión. Bien. El reloj que usó Harrison Ford en Blade Runner es un modelo muy sencillo. Correa y caja negros, seguramente de plástico o algún derivado, pantallita sencilla. Nada del otro mundo. Actualmente difícil conseguir uno, y que funcione ya es un sueño.

En ebay suele salir alguno a subasta muy de cuando en cuando. Hay una pequeña legión de buscadores de tesoros apostados esperando. Y hace apenas una semana salío uno. El precio de salida era ridículo, mejor dicho, era ajustado a lo que es en realidad el reloj. Yo no quise enzarzarme en una sucesión de pujas sin sentido. Lo dejé en “observación” y puse una puja automática a un nivel suficiente para mí.

La sorpresa estriba en el precio final alcanzado… Si no lo ilustro con una captura de pantalla es casi increíble. Nada menos que 3.350 dólares!!!!!

ESPECTACULAR. El comprador resulta que tenía una puja *todavía* mayor, es decir, seguramente su límite era de 4.000 o más dólares… Por lo que nos cuenta en un foro determinado, fué uno de los que pujó por el spinner que finalmente se llevó Paul Allen a Seattle. Vaya! Eso es un coleccionista de alto nivel!!!!

Reflexiono y me digo que, sí, por una pieza de altísimo nivel como un prop original, y más uno tan emblemático como un spinner, o el arma de Deckard, quien tenga el bolsillo muy lleno es hasta lógico que se atreva con subastas así… Pero el caso de este reloj, una pieza realmente de poco valor, es desorbitado, al menos para mí, llegar a estas cifras.

¿Qué pasará a partir de ahora? Pues que los avezados vendedores en ebay que hayan visto esto se espabilarán a localizar más relojes Microma… y los pondrán a la venta a sabe Dios qué precios…

Una forma de destrozar el mercado del coleccionista de a pie. Pero todo tiene sus consecuencias, y pienso que lo que ocurrirá es que posiblemente puedan salir un par de piezas más con estos precios, pero luego se quedarán ahí criando malvas, porque seamos sensatos, nadie en su sano juicio pagaría semejante cifra por un reloj de muñeca de 10$ !!!!

Sigamos coleccionando de forma sana y natural… Ah, y mis respetos al ganador. La envidia también tiene parte de culpa en este post!! 🙂